Evaluación de la condición física en el ámbito de la actividad física para la salud

junio 6, 2013

Correr en playa

El término inglés Fitness significa literalmente “estar en (buena) forma”.

Desde hace más de 20 años Fitness se viene empleando en nuestra cultura como un término que hace referencia a una condición física óptima, asociada a un buen estado de salud general y que posibilita una mejor calidad de vida en las personas.

En la prescripción y programación de actividad física para la salud juega un papel esencial el proceso de evaluación, cada vez más importante para el desarrollo permanente y de calidad de los servicios de fitness.

La evaluación es un proceso en el que se obtiene y maneja información en cualquier momento del mismo, con el fin de mejorar tanto el proceso como  los resultados, además de permitir el reajuste constante de los objetivos hacia la excelencia.

La evaluación a la hora de programar actividad física en supone:

– Una actuación integrada en el proceso de entrenamiento para la salud.

– Una intervención que se puede realizar en cualquier momento del proceso: al inicio, durante o al final.

– La obtención de información numérica o cualitativa.

– La posibilidad de tratar matemáticamente la información.

– La posibilidad de comparar el resultado con los objetivos planteados para medir la evolución personal (evaluación respecto al criterio).

– La posibilidad de comparar el resultado con resultados obtenidos por individuos semejantes en edad y sexo para comprobar su evolución respecto a un grupo (evaluación respecto a la norma).

– El planteamiento de nuevos objetivos en función de los resultados de evaluación.

Para más información sobre este tema, pongo a vuestra disposición un pequeño manual para la evaluación de la condición física en el contexto de la salud.

Espero que os sea de utilidad.

Evaluación de la condición física en el ámbito de la salud


Relación entre salud y resistencia cardiovascular con rendimiento cognitivo

enero 1, 2010

Numerosos trabajos científicos han asociado la práctica de actividad física con el aumento de la producción de células en el hipocampo, una región del cerebro involucrada en el aprendizaje y la memoria.

Más recientemente investigadores de la Universidad de Gotemburgo y el Karolinska Institute de Suecia han concluido que mantener una buena forma física durante la adolescencia se asoció a mayores logros educativos y profesionales en la edad adulta.

Las conclusiones de esta investigación realizada con población sueca Cardiovascular fitness in associated with cognition in young adulthood, fueron publicados en  PNAS Proceedings of the National Academy of Sciences  y apuntan a la importancia de estimular la aptitud física en los adolescentes, sobre todo en las escuelas.

Los resultados del estudio relacionan de forma elevada la salud y la resistencia cardiovasculares a los 18 años  con mejores puntuaciones en pruebas cognitivas y que el vínculo entre la forma física y la inteligencia no se debe a condicionantes genéticos ni educativos, sino que surgiría a partir de factores ambientales.

En este trabajo también se detectó que los adolescentes suecos con una buena forma física tienen más probabilidades de obtener un título universitario. La práctica deportiva a los 18 años se ha relacionado también con mejores empleos, mejor salario y más responsabilidades de gestión después de los 36 años.


Evidencia científica para prescribir ejercicio físico como terapia para enfermedades crónicas

junio 10, 2009

Artículo de Pedersen y Saltin (2005) donde se revisa la evidencia científica para la prescripción de ejercicio físico en el tratamiento de algunas enfermedades crónicas metabólicas, cardiovasculares, pulmonares, del aparato locomotor, etc.

Documento en pdf:

ejercicio y enfermendad crónica